martes, 6 de febrero de 2018

Qué espero de Kingdom Come: Deliverance


El próximo martes, día 13, es la fecha señalada en el calendario por Warhorse Studios para lanzar al mercado su largamente esperado juego de rol medieval Kingdom Come: Deliverance, una aventura que promete llevar el realismo un paso (o varios) más allá dentro del género. Yo, interesado como siempre he estado por la cultura medieval entre otras, reconozco que me sentí atraído por su concepto desde que supe de este juego hace ya mucho. Ahora por fin tendré ocasión de comprobar si es o no lo que esperaba, aunque debo admitir que tengo todavía ciertas dudas...

A pesar de que más de uno me ha llegado a comentar que sabe poco de este juego o, al menos, no todo lo que le gustaría, lo cierto es que en lo que llevamos de año la información que se nos ha dado a través de los medios es abundante y clara. Kingdom Come no es Oblivion o The Witcher, aunque todos compartan un universo de mundo abierto en el que poder perderse si así uno lo desea. No, el juego que hoy nos ocupa quiere ser fiel a la realidad y para ello reniega de prácticamente cualquier seña de identidad que implique fantasía. No hay magos ni magia, no hay dragones ni otros seres mitológicos ni hay criaturas extrañas de modo que el que busque algo de esto, que mire para otro lado porque este no es su juego.

Y es que se nota que sus creadores han puesto mucho, mucho empeño en recrear la vida del medievo y ello lo vemos reflejado en los paisajes, las construcciones, y por supuesto en la gente, sus hábitos y sus costumbres, y la manera en la que nos relacionaremos con ellos así que una de las cosas que parece que habrá que tener muy en cuenta será la impresión que causaremos en los demás. Por otro lado, también se ha buscado realismo obviamente en las peleas y batallas en las que participemos y en sus consecuencias. Si no queremos morir desangrados habrá que utilizar vendas o acudir a un sanador entre otras posibilidades, de modo que olvidaos de eso permanecer quietos en un rincón a esperar que se restablezca la barra de vida...

Tampoco se podrán descuidar el resto de elementos de nuestro equipo como las armas, armaduras e incluso las ropas, pues todo ello tiene un ciclo de vida que se agota con el tiempo y el uso. Resulta evidente que el jugador no tendrá tiempo de aburrirse si así lo quiere porque son muchos los factores que habrá que tener en cuenta además de las clásicas mejoras de habilidades y atributos en diferentes campos. Hasta los caballos tienen sus propias mejoras y equipamiento, de lo cual también deberemos ocuparnos...

Kingdom Come: Deliverance tiene, como todos los juegos, una historia que contar pero parece que será posible ir por libre y afrontar diversas tareas secundarias o recorrer el vasto territorio a nuestro antojo. Digo parece porque no está del todo claro que vaya a ser así en términos de libertad de movimiento, es decir, si será posible en un momento dado desentenderse del argumento principal y seguir jugando a nuestro aire como, por ejemplo, en Oblivion o Skyrim o si, por contra, estaremos más atados y obligados a cumplir las misiones principales aunque sí podamos elegir la forma de llevarlas a cabo.

Igualmente me preocupa desconocer a estas alturas si será o no posible continuar jugando una vez finalice la historia principal, y el hecho de que nuestro personaje ya esté definido de antemano no ayuda a pensar en dicha posibilidad. Ello no hace que el juego sea peor pero, al menos para mí, disfrutar de un mundo abierto con tantas opciones me parece algo absurdo si luego no puedo continuar viviendo en él una vez que todo termine. Por esta razón y por lo que comentaré a continuación es por lo que me muestro cauto ante este juego y esperaré a ver qué tienen que decir al respecto aquellos que lo jueguen primero, medios incluidos.

Para finalizar me gustaría decir que el hecho de que se le haya querido dar un enfoque tan realista (aunque luego habrá que ver en qué queda finalmente todo este supuesto realismo) tampoco es muy de mi agrado. Me explico, no estoy para nada en contra de ello pero lo cierto es que, por encima de todo, un juego debe divertir y no estoy muy seguro de que controlar tantas variables sea lo más adecuado en mi caso. Supongo que no sabré a ciencia cierta si me apaño o no pero, a pesar de que no sea lo mismo, y sabiendo cómo de mal se me han dado siempre los juegos de estrategia, temo que manejar al personaje acabe por aburrirme o, peor aún, por frustrarme a las primeras de cambio.

Normalmente suelo tener claro si un juego me va a gustar o no pero de vez en cuando aparecen raros casos como este, en los que ni siquiera a unos pocos días de su salida sé lo que voy a hacer porque me preocupa dar un paso en falso...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario