domingo, 11 de marzo de 2018

El poder de la música


No sé si alguna vez habréis pensado si ese juego que tanto os gusta lo haría de igual modo si no tuviera música. La experiencia, os lo puedo garantizar, sería tan distinta que muy probablemente ni la reconoceríais como vuestra. Yo he hecho más de una prueba en este sentido y, creedme, el cambio se nota.

Y es que, al igual que en el cine o la televisión, la música forma parte importante del conjunto, pues es el principal vehículo de nuestras emociones y maneja estas de una forma que ni la mejor secuencia puede lograr. Da lo mismo su estilo ya que, cuando suena en el instante preciso, temblamos y podemos llegar incluso a derramar algunas lágrimas al tiempo que sentimos un escalofrío que recorre todo nuestro cuerpo. Tiene además el poder de producir ese efecto siempre con una misma fuerza, sean cuántas sean las veces que la escuchemos. Es más, aunque lo hagamos fuera de su contexto, en este caso de un videojuego, visualizaremos de inmediato la escena a la que está asociada.

¿Pensáis que exagero? Probad entonces a escuchar las siguientes melodías y de seguro comprobaréis que sucede tal como dije. Por supuesto esto solo funcionará si ya habéis jugado al juego y lo tenéis interiorizado. Esta es la primera canción, la cuál reconoceréis inmediatamente todos los que conozcáis este clásico de antaño (me pregunto si habrá alguien que no lo haga)...


Nada más sonar esta pieza os habréis visto de inmediato sentados en un deportivo rojo y conduciendo a toda velocidad por la linea de playa y otros paisajes junto a la chica que os acompaña con su rubia melena suelta al viento. En efecto, este era uno de los tres temas del mítico "OutRun", pero hora es de sumergirnos en otros universos merced a las siguientes melodías, todas ellas muy conocidas también sobre todo por quienes tuvimos la suerte de disfrutar, en su momento, los juegos a los que pertenecen...


¿Qué persona, niño, adolescente o adulto, no conoció a principios de los 90 y jugó, aunque fuera solo una vez, al que se puede considerar el videojuego más famoso de su época? Vestido con su raído kimono blanco y con su larga cinta roja sobre la frente, Ryu nos ofreció, junto al resto de luchadores de "Street Fighter II", horas y horas de épicos combates y diversión continua. Y siguen haciéndolo porque esta entrega y sus versiones "Super" y "Turbo" son sin duda, por muy bien que puedan lucir las actuales, lo mejor que se ha hecho de la saga y oír este o cualquiera de los otros temas que componen su inmortal banda sonora hace que, de inmediato, nos retrotraigamos a aquellos años de febril locura en los salones recreativos, la cuál se trasladaría posteriormente a los hogares de quienes pudieron disfrutar de este clásico en sus recién compradas consolas Super Nintendo.


"¿Qué es lo mejor de la vida?", preguntaron y, tras dar uno de los presentes una respuesta que no era la esperada, él, desde su asiento y con voz firme y poderosa, contestó sin inmutarse: "Aplastar enemigos, verles destrozados, y oír el lamento de sus mujeres". Así de contundente era la primera frase de Conan el Bárbaro en la película protagonizada por Arnold Schwarzenegger y cuya efigie, espada incluida si os fijáis bien, fue calcada por Taito para dar vida a Rastan, un guerrero nacido para un único propósito, el de liberar su mundo de todas la criaturas infernales que lo pueblan. ¿Verdad que, escuchando esta melodía que suena en la primera parte de cada uno de los niveles del juego, os sentís igualmente invencibles mientras camináis por los diferentes lugares y acabáis con cuantos enemigos os salen al paso?


Dos hermanos, una joven secuestrada y una banda de criminales que no sabe la que le espera. Un argumento, hoy considerado tópico y carente de interés que, no obstante, fue más que suficiente para engancharnos a uno de los mejores juegos de su género pues "Double Dragon" fue para los "beat'em up", conocidos también como "yo contra el barrio", lo mismo que el ya mencionado "Street Fighter II" a los de lucha de uno contra uno: una revolución. Esta pieza, su tema principal, no solo sonaba en la pantalla de presentación sino que lo hacía además en la batalla final, dotando al momento de una épica inolvidable que ya quisieran para sí muchos de los juegos actuales. ¿Es posible no emocionarse al vivirlo de nuevo?

Hay grandes melodías en producciones posteriores pero he querido para este post exponer ejemplos antiguos que evidencian lo que antes mencioné ya que, a pesar de los muchos años que han transcurrido desde que los escuchamos por primera vez, siguen frescos en nuestra memoria y son capaces de evocar en nosotros las mismas sensaciones que tuvimos entonces. Esto demuestra lo importante que es la música en estas experiencias interactivas y creo que, a menudo, dicho aspecto no es valorado como debería serlo. Quiero que este artículo y los que sin duda le sucederán en el futuro sean un homenaje y un reconocimiento a este noble arte que enriquece y hace grande a todo aquello en lo que está presente...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 comentarios:

  1. El único tema que reconocí fue el de Ryu, ya que aunque llegue a jugar varios juegos de SNES nunca fue mi época. Pode disfrutar clásicos de NES, SNES y SEGA, pero era difícil para mi tener accesso a consolas. Yo nací en el 92, para cuando tenía consciencia ya había PS1, Nitendo 64 y Dreamcast.

    Sin la música muchos juegos no fueran lo mismo. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es normal, si no viviste ese tiempo, que no reconozcas algunas melodías si no las habías escuchado antes. No obstante seguro que recuerdas muchas que, aun no siendo tan antiguas, son igualmente míticas porque cómo bien dices, sin la música muchos juegos no serían lo que fueron o son.

      Gracias, Multipal, por pasarte por el blog y comentar. Saludos.

      Eliminar