lunes, 30 de abril de 2018

Sobrepasado por las posibilidades


Todos los días echo un vistazo a las noticias que ofrecen los diversos medios de información de este nuestro mundillo de los videojuegos. También sigo, en redes sociales, aquello que me interesa y, por supuesto, escribo sobre ello. Pero hay tanto para ver, para jugar, para comentar, que de vez en cuando no puedo evitar sentirme sobrepasado ante semejante cantidad de juegos y cosas relacionadas con los mismos.

Podéis estar tranquilos, pues esto no significa que vaya a dejar de seguir haciendo lo que hago pero, eh, me apetecía hablar de ello y quería comprobar si soy o no el único al que le pasa esto. Lo cierto es que me sorprendería ser un caso especial, y por ello creo que habrá más de uno que se ha visto en una tesitura similar en más de una ocasión.

Lo que encima me sorprende más es que, en mi caso, hay mucho material al que no accedo por propia voluntad, y no quiero imaginar cómo me sentiría de darse lo contrario. En cierta forma, admiro a quienes abrazan cualquier plataforma, género o juego porque tengo claro que yo, a día de hoy, soy incapaz de ello y así he de reconocerlo.

¿Y qué es eso que no toco nunca y, por tanto, difícilmente veréis publicado aquí? Pues cualquier juego de consolas de Nintendo, de PC o de Xbox One, sistemas todos que o bien no poseo o no utilizo para jugar. Esto no me impide escribir sobre cosas relacionadas con ellos pero, por lo general, son algo que trato de evitar. Sé que muchos os preguntaréis sobre el por qué de este rechazo y otros simplemente pensaréis que es una tontería dejarlos de lado con todo lo que ofrecen pero bueno, yo tengo mis motivos para obrar así y, si queréis hablar de ello, podemos hacerlo luego en los comentarios.

El caso es que, incluso sin estas plataformas, es tanto lo que hay en esta industria que, como dije, a veces me siento absolutamente superado. Vamos, que no doy abasto, y todo esto sin por supuesto haber catado todo lo de esos sistemas a los que sí soy afín...

Cómo lo hacen aquellos que juegan a todo lo que cae en sus manos es algo que sigo preguntándome a pesar de que ya traté el asunto en ese artículo que titulé "Devoradores y cautivados" y que, si queréis, podéis leer aquí. ¿De dónde sacan el tiempo? ¿Y las ganas? Es evidente que, como en todas las cosas, los hay a quienes se les "da bien" lo que hacen, ¿no creéis?

Confieso cierta envidia en ese sentido pues, a más juegos jugados (estén o no aprovechados), más conocimientos se pueden aportar, lo cuál es muy importante para quien se dedica precisamente a aportar su experiencia y sus conocimientos además de dar su punto de vista sobre determinados asuntos. Quizá debería de probar más y exprimir menos, pero no sé si luego me sentiría satisfecho no ya como bloguero, sino como jugador. Como veis, me encuentro ante un dilema sin fácil solución y solo pensar en todo lo que me estoy dejando por el camino hace que, como ya dije, me vea sobrepasado.

Sirva este post más como vía de desahogo que de cambio porque dudo mucho, sinceramente, que vaya a adquirir nuevos hábitos a estas alturas de mi vida por mucho que me puedan llamar la atención ciertos juegos. Al final lo más probable es que, en lineas generales, todo permanezca igual pero bueno, si bien tampoco debería decir aquello de "de esta agua no beberé", creo que mucha sed tendría que tener para llegar a echar un trago de todo aquello que llevo más de treinta años sin catar...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

4 comentarios:

  1. Muy interesante tu reflexión. Te comprendo muy bien porque me encuentro en la misma tesitura, aunque lo enfoco de una manera totalmente opuesta.

    Hay tal cantidad de juegos que es literalmente imposible jugar a todos, así que sí, como tú me veo muy superado por esto y también dejo muchas cosas de lado de forma consciente.

    Sin embargo, no discrimino por plataforma. Lo que importan son los juegos, la plataforma solo tiene importancia si sale en una que no tenga.

    Por otro lado, desde mi perspectiva, si hay tan enorme cantidad de juegos y el tiempo es limitado, ¿Cómo sabes que merece la pena dedicarle el tiempo a un juego y no a otro de los cientos que hay?

    Para eso hace tiempo que juego tandas de diez juegos durante un cierto tiempo, hasta que me hago una idea de los mismos y así decido con cuales jugar y cuáles criarán telarañas en mi ludoteca.

    Hay otros que me llaman inmediatamente la atención y no pasan esa criba, pero lo habitual es que sí. Además, esto alimenta una sección del blog y así, incluso los juegos que me han parecido malos sirven de servicio público, avisando que la gente dedique su tiempo a cosas mejores.

    Fue la única forma que se me ocurrió para que la biblioteca dejara de tener juegos que ni siquiera había probado.

    Como ves, misma tesitura pero enfoque divergente. Supongo que cada uno tiene su forma de enfocarlo.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me ocurre a mí no es tanto por la cantidad de juegos que existen como por no saber con cuál o cuales ponerme, y es que mis "filtros" no se activan después de comprarlos y jugarlos sino antes de hacerlo.

      Soy una persona de "hemisferio derecho", es decir, me dejo guiar mucho más por la intuición que por la razón. Por ello si un juego no me dice nada, si no llama mi atención de alguna forma ni me molesto en probarlo. Y por desgracia, a día de hoy, para probar una buena mayoría de juegos hay que pagarlos antes, de ahí que no me arriesgue casi nunca a dar el paso.

      Sé que en PC sería más fácil, sobre todo con los Humble Bundles esos en los que te puedes llevar un puñado de juegos por un euro o dos pero ni me gusta comprar por comprar ni tampoco luego los jugaría. Me conozco y sé que acabaría borrándolos todos, ya que el PC como plataforma de juegos hace mucho que dejó de interesarme.

      Si ya me pasa con la PS4, la cuál tengo ahora mismo muerta de risa porque no tengo motivos para usarla. Este mes sale el "Horizon Chase Turbo", un juego de carreras arcade a la antigua usanza que ya vio la luz en dispositivos móviles y que, al menos, ha pasado el filtro. Luego ya veremos si merece o no la pena. Lo peor es que lo siguiente ya se me va a septiembre así que, una vez acabe con ese arcade, volveré a arrumbar la consola con casi toda seguridad.

      Y luego están las otras consolas, la One y las de Nintendo. De la primera es que no hay nada ahora mismo, nada, que me justifique su compra (aunque no hace mucho estuve muy cerca de traerme una a casa) y, en cuanto a las otras, no tengo nada en contra pero tampoco a favor. Es decir, realmente ni me va ni me viene lo que saca Nintendo. Está, pero como si no estuviera.

      Sí, definitivamente creo que es así. Como dije al principio, mi sensación no es ya tanto por la cantidad de juegos disponible en el mercado sino por el hecho de no verme capaz de acceder a ellos. Y es que para mí sería (y es) imposible hacer lo que tú. ¿Tandas de diez juegos? Demasiado para mí...

      Siento el "ladrillo" pero a veces me cuesta sintetizar lo que quiero decir (y aún creo que no lo he conseguido). Muchas gracias, Atreides, por leer mi artículo y compartir tu experiencia y opinión al respecto. Saludos.

      Eliminar
  2. Hola, no sería más fácil probarlo pirata o emulado así saber si comprarlo o no? Con lo digital salen mucho menos que antes y la región donde viven ustedes quizá es mas fácil conseguir juegos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para los juegos "retro" el probarlos vía emulación no supone ningún problema a estas alturas y de hecho es algo que suelo hacer cuando un juego me llama la atención pero no estoy seguro de su compra. Por desgracia este sistema no me vale con lo actual y toca tirar de instinto, de otras informaciones o, directamente, de la cartera...

      Gracias por pasarte y comentar, Emilio. Saludos.

      Eliminar