domingo, 3 de junio de 2018

Horizon Chase Turbo


No hace mucho comenté que había un juego que, si bien había llamado de una manera intensa mi atención, no me había decidido a comprarlo principalmente a causa de mi, por entonces, creciente desapego hacia este mundillo, el cual por fortuna parece ya quedar atrás. Este juego era "Horizon Chase Turbo", versión extendida del original que llegó a dispositivos móviles allá por 2015 y que, vale más decirlo ya, me ha parecido una auténtica maravilla en todos los aspectos. Pero vayamos por partes...

"Horizon Chase Turbo" es un arcade de conducción de "vieja escuela". Que nadie espere pues hallar ni una mera pizca de realismo en su propuesta ni en lo visual ni en el comportamiento de los vehículos. Aquí se trata solo de correr y tratar de llegar el primero, nada más, y para ello nos valdremos solo de nuestra habilidad y alguna que otra ayuda en forma de nitro y diversas mejoras que podemos obtener a lo largo del juego.

Inspirados en modelos reales pero sin licencia alguna, este "Horizon" presenta un total de 31 coches de diversa apariencia cuyos atributos (cinco en total: velocidad máxima, aceleración, manejo, gasolina y nitro) varían de unos a otros de manera que ninguno de ellos destaca especialmente por encima del resto. No obstante os diré que, en el momento de escribir este artículo, todavía me faltan tres coches por desbloquear pero, a tenor de los que ya tengo disponibles, puedo aventurar que esos últimos también serán así...


"Horizon Chase Turbo" cuenta con una enorme variedad de circuitos (más de 100), repletos de curvas y cambios de rasante que, en según que casos, no nos pondrán las cosas fáciles. Y es que aunque al principio no lo parezca, conforme vayamos mejorando los vehículos nos daremos cuenta de lo frenéticas que pueden llegar a ser las carreras. Por poner una comparación os diré que, al menos para mí, los últimos desafíos dejan en pañales, en cuanto a velocidad, a lo visto por ejemplo en "OutRun 2".

Pero incluso en un juego de estas características hay cierto espacio para la estrategia y es que hemos de tener en cuenta un elemento muy importante, antes mencionado: la gasolina. Esta no es ilimitada y se irá gastando a medida que corremos si no la reponemos con los bidones que iremos encontrando en puntos concretos de cada circuito. De hecho, en PS4 te dan un trofeo por no acabar la carrera a causa de esto, y otro por ganarla en dichas condiciones. Otro elemento, este ya más "decorativo", son las monedas que podremos recoger y que, si lo hacemos en su totalidad y ganamos además la carrera, nos permitirán conseguir un "trofeo súper" y la máxima cantidad de puntos posible. Para conseguir el 100% en cada zona tendremos que obtener estos trofeos en todas las carreras, lo cual ya os digo que no es una tarea sencilla...


Si hablamos de sus modos de juego, el principal de ellos es el llamado "Vuelta al mundo", en el que recorreremos doce lugares del planeta, cada uno con sus correspondientes desafíos. Luego tenemos el modo "Torneo" en el que, como su nombre indica, disputaremos una serie de carreras puntuadas y ganará aquel que tenga más puntuación al final de la última. Finalmente, y solo disponible una vez completemos el primer modo, podremos correr carreras de "Resistencia", algo parecido a los torneos pero más largo y con la posibilidad, al contrario que en los torneos, de aplicar las mismas mejoras que hemos ido obteniendo a lo largo del modo principal ya que cada uno es independiente de los otros, cuenta por tanto con sus propias reglas y eso impide que podamos usar los coches mejorados donde queramos.

Ya he esbozado lo que, como juego, ofrece "Horizon Chase Turbo", de modo que es hora de hablar de su apartado técnico. Gráficamente, el juego luce un estilo propio, simple a primera vista pero muy llamativo. Polígonos los justos, texturas planas en la inmensa mayoría de elementos y una total ausencia de daños visuales, todo ello permite que los veinte coches que disputan cada carrera se desplacen por la pista a velocidad vertiginosa y sin la más mínima ralentización. En lo que se refiere a la física, esta queda limitada a la inercia en curvas y a los giros o vueltas de campana que se producen tras chocar con alguno de los elementos situados al borde de la carretera.

Otra cosa que me ha gustado ha sido la música, en especial un tema del que no puedo deciros ahora mismo su título pero que encaja como un guante (lo hacen todos pero, para mi gusto, este más) y hace de cada carrera un evento épico. El resto de sonidos pues son los que podemos encontrar en casi cualquier juego del género y no tengo nada más que decir sobre ello...


En definitiva, este juego creado por el estudio brasileño Aquiris se ha convertido en uno de mis imprescindibles para PlayStation 4 y estoy seguro de que, una vez consiga exprimirlo al 100% (espero hacerlo) todavía lo seguiré jugando porque, además de que me encanta, ha conseguido lo que otros no pudieron: devolverme la ilusión por los juegos de conducción y por el mundillo de los coches en general. Si os gustan como a mí los arcades, no lo dudéis y haceros con él. Estoy seguro de que no os arrepentiréis.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario