jueves, 24 de mayo de 2018

Virtud de la amistad


Incluso en el más oscuro de los pozos se puede ver algo de luz. Y si además alguien te lanza una cuerda con la que poder iniciar lo que sin duda será una dura ascensión, no se puede estar más que agradecido por ello. Así me siento yo en estos momentos merced a una conversación mantenida esta mañana con el que una vez más ha demostrado ser por méritos propios mi mejor amigo. A él en particular le quiero dedicar este post...

Todos los que me habéis seguido hasta ahora sabéis que me encuentro sumido en una auténtica crisis en todo lo relacionado con los videojuegos y su mundo. La desazón es tan grande que casi había perdido toda esperanza de volver a disfrutar de la que ha sido una de mis mayores aficiones desde siempre. Sin embargo, y aunque no revierta por completo mi actual estado, la mencionada charla y sus consecuencias han subido algo mi ánimo además de hacerme comprender y aceptar que las cosas son como son, que este es el camino que hay que recorrer para bien y para mal y que no merece la pena amargarse por algo que no se puede cambiar.

Por contra, se ha de buscar el lado bueno de las cosas e intentar disfrutarlas. Esto no quiere decir que ahora vaya a tragar con todo lo que hasta este instante he criticado. Tanto como eso no pero sí creo que he de abrirme un poco y asumir que las cosas funcionan de una forma diferente a como lo hicieron antaño. Rectificar es de sabios, dicen, aunque yo de sabio tenga más bien poco...

Esto que puede sonar a revelación es algo que algunos me habéis dicho en más de una ocasión pero que yo, en base a mi experiencia personal, me resistía a aceptar pero he aquí que escribo esto precisamente para reconocer que, quizá, me haya equivocado. Incluso mientras redacto este post, mi mente continúa divagando sobre diversos aspectos que posiblemente no sean tan malos como hasta ahora he pensado que eran. No obstante sigue habiendo cosas en esta industria que va a ser muy difícil que acepte ahora o dentro de un tiempo pero, visto lo visto, ya no me atrevo a cerrar la puerta a nada.

Todo esto, como digo, ha levantado mi ánimo hasta el punto de hacerme adquirir cosas nuevas para mi, hasta ahora, abandonada PlayStation 4. ¿Y qué he comprado? Pues en concreto dos juegos que hace apenas unos días estuve ya pensando en adquirir pero que, a causa de mis sentimientos, habían quedado casi olvidados. Uno es el "Horizon Chase Turbo", un arcade de conducción que ya puedo decir sin tapujos que me parece una absoluta maravilla que me tendrá enganchado un buen tiempo debido a su variado contenido y elevada dificultad. El otro es el reciente "Khara The Game", una aventura con puzzles y acción que me recuerda mucho, salvando las distancias, al gran "Rime" de Tequila Works. Si bien no llega a la calidad de este, y tiene muchas cosas mejorables, de momento este "Khara" está cumpliendo su cometido, que es lo importante. Tanto de uno como de otro hablaré más adelante, cuando los tenga más avanzados...

Pero volviendo al motivo real de este post, no quiero cerrarlo sin dar las gracias a una persona que, de nuevo, ha abierto mis ojos y mi mente a otras posibilidades. Y eso no es nada fácil en estos tiempos que corren, en los que demasiado a menudo se intenta imponer por la fuerza la doctrina del "pensamiento único", sobre todo en casi cualquier tema que tenga cierto calado social. Por supuesto, no basta con hablar sino que también hay que saber escuchar. Es decir, de poco sirve que alguien diga algo si la otra persona o personas no interiorizan lo que han oído y reflexionan sobre ello. Y es que, por desgracia, vivimos en una época y en una sociedad en la que la reflexión no parece estar muy bien vista pero ese es un tema que no abordaré en este blog.

Lo único que espero es ya por fin hallar la estabilidad que buena falta me está haciendo, tanto en esto de los videojuegos como en el resto de aspectos de mi vida. He dado, creo, un paso en la dirección correcta pero todavía hay que dar unos cuantos más. Por suerte, cuento con personas que de seguro me ayudarán a no tropezar o me levantarán si caigo y una de ellas, la que más cerca tengo y siento, es a la que como ya dije dedico este post.

Por esto y por todo lo demás, muchas gracias Oscar.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario